sábado, 10 de abril de 2010

El amor por el Jamón I (o desde el No a la guerra hasta el Apoyo a Garzón)

Llevo dándole vueltas a parte de este post desde hace algunas semanas, especialmente desde el cumpleaños de mi nena, porque este año me recordó especialmente el año de su nacimiento. Ese día estuvo marcado por el jamón, y por la democracia ¡qué cosas! ¿no? ¿Pueden estar éstas cosas relacionadas? En mi pequeño mundo sí, y en el grande, supongo que también. Porque pocas cosas hay tan españolas como el jamón y la democracia como producto nacional, tan duramente conseguido, y que no deberían ni olvidar los españoles ni ésta debería ser olvidada por ellos.

Este post va a resultar algo político, pero también como siempre muy personal. A la vez seguirá tratando del amor y de la cocina y la comida cotidiana, por lo que todo lo que venga a revolverme el estómago como la justicia juzgada, creo que tiene cabida aquí.

Hace 6 años ya, tenía que haber nacido alrededor de un 5 de marzo mi nena...Debía estar agusto, porque la echó larga...9 días se retrasó. Como algunos recordaréis, había programadas unas elecciones generales para aquel 14 de marzo, domingo, como siempre para más señas. Primeriza inexperta, calculé que naciendo el 5 ¡o antes! podríamos ir a votar tan ricamente con el carrito, la nena y nuestra recién estrenada paternidad. Para cuando quise plantearme el voto por correo, o sea, pasando el día 5 de marras...ya no fue posible
He de decir que yo voto siempre, y cuando digo siempre, es ¡siempre! aunque sea en blanco (que nunca lo he hecho) pero soy hija de la dictadura, mal que me pese, y aunque sólo viviera 5 meses en ella, soy, como otros de mi generación, consciente de lo que vale no tener que cantar un caralsol bajo pena de una ostia o una noche en el cuartelillo, o poder besar a tu novio en la calle, o abrirte una cuenta corriente. La democracia es un derecho, que ganaron nuestros padres para nosotros. También es un deber: el deber de mantenerla que hemos de perpetuar sus hijos, para nuestros hijos. Mi voto, aunque fuera blanco, es mi reconocimiento al sistema, no a los políticos, sino a la democracia, que es un regalo visto lo visto en otros paises que no disfrutan de ella.

Me he ido otra vez por las ramas...lo sé. Creo que tendré que dividir el post del jamón en dos...esto me va a quedar larguísimo. Mi santo ¡santo! me dió el nexo hoy. Hemos estado con mi familia, y a la vuelta y con la nena acostada, me ha ido sirviendo canapés de queso fundido (al más puro estilo Heidi), cuñas de queso de oveja fuerte, canapés de jamón con una copa de vino mientras yo consultaba el e-mail y chafardeaba un poco por los blogs...hasta que nos sentemos a ver una peli juntos...el mejor plan del mundo. Como casi todos sabéis, pocas embarazadas pueden comer jamón mientras dura la preñez: si no has pasado la toxoplasmosis, un tipo de costipado que te contagian los gatos, la tierra, las verduras crudas que puedan tenerla, y los productos curados pero básicamente crudos como los embutidos o el jamón; no puedes comerlos en todo el embarazo. Eso lo convierte en uno de los peores antojos que he sufrido durante los embarazos (fallidos o no) dado que, pese a pasar toda mi vida con gatos, no he tenido la toxoplasmosis. Dicen que se arregla congelando el jamón: un poco sacrilegio es...pero bueno. El día del nacimiento de mi hija, además de ser uno de los dos más importantes de mi vida, fue en el que recibí algunas muestras de amistad que me enternecieron hasta el alma. Fue el día de la vida, de la democracia, del jamón, del amor y de la amistad. Realmente fue un día muy muy grande. Este año su cumpleaños fue en domingo...como en 2004. Viví toda la semana como hace seis años.





Realmente no me voy por las ramas. Estoy poniendo alfileres, y luego hilvanaré para terminar cosiendo (como pueda) todas estas ideas que me vuelan la cabeza, y que llevan tiempo gestándose.

Podría decir que la historia comienza para mí unos 14 ó 15 meses antes, a finales de enero, o tal vez primeros de febrero en una manifestación contra la guerra. Seguro que la recordáis, era el año 2003 e ignorando etiquetas políticas, muchas personas, seguro que algunas de las que leéis, nos juntamos para gritar No a la Guerra, no contra aquella decisión unipersonal en contra de la opinión de todo un país, aquella vergüenza de la foto de las Azores. Yo estuve allí, con mi madre, y con una vida gestándose en mi interior que no sabía aún que estaba ya dentro. Nadie tiene que darme cifras, ni contarme cuántos eramos cuando empezamos en Atocha y no podíamos caminar, tanta masa éramos, tratando de llegar a Sol: fue misión imposible, tuvimos que retirarnos antes de llegar por las calles adyacentes.

Será una sensación personal que aquello no iba bien: Yo comenzaba a sentir una falta de democracia asfixiante que se notaba en todas partes, en la censura a los medios de comunicación, en la manipulación alarmante, en el silenciamiento de programas y presentadores (recuérdese a Wyoming que tanto se rió de la Primera Dama de España: o la Sra. de Aznar, Dª Botella. Dios mío, creo que he hecho un chiste sin querer) La época del uso y abuso de España como feudo o cortijo, con salón de fiestas en la Lonja del monasterio de El Escorial a cargo de todos y cada uno de los españolitos. Llegué a sentir miedo de ver morir la democracia ¿ni una generación iba a durar? Esto no lo compartí con nadie...fue después del nacimiento (y del renacimiento) que supe que no lo había sentido yo sola.

Mi madre y yo guardamos como fetiches durante muchos meses las pancartas que algunos organizadores nos habían dado por las calles. Lástima que siempre hay quien allí politizó, y alejó a gente, votantes del señor siniestro que fueron allí a manifestarse contra él, y que en ese momento le habían empezado a quitar el voto: fue allí, y no en el 11-M.

Unas semanas más tarde tenía mi primer aborto.

Un año y poco después, y embarazada, esta vez, bien, pero bien, hasta la barbilla más o menos, ya llevaba 6 días de retraso del parto sobre la fecha prevista. El miércoles 10 de marzo ya no pude más y pedí la baja por maternidad. Me daba pena robarle días a mi hija una vez naciera, y rechazando una baja por cualquier otro motivo que me ofreció el médico (gilipollas que es una) me quedé en casa: cuando ya no se puede, no se puede. Al día siguiente, jueves 11 de marzo de 2004 me levanté con mi santo para acompañarle a desayunar antes de irse al trabajo mientras yo ya me quedaba tan ricamente en casa. No tengo que contaros con qué desayunamos, porque de sobra lo sabemos todos. Mi madre, histérica daba gracias al cielo por saberme de baja desde la tarde anterior: siempre se despierta con la radio, y por supuesto, se despertó con la noticia de tantas víctimas y desastre, entre ellas algunas embarazadas (como supondréis, yo tenía que ir a Madrid capital todos los días aunque no en tren)

Yo era un perro enjaulado. Yo podía ayudar pero no podía ir, estaba embarazadísima y fuera de cuentas. Ya sólo podía pedirle a mi hija que no naciera ese día. No hoy, hoy no. Era el día más terrible que se iba a recordar de la historia reciente de España, el día en el que todos los hospitales aparecían a nuestros ojos en las pantallas colapsados por urgencias y por personas buscando a su gente. Hoy no, no hoy. Ni siquiera pude ir a la manifestación de Madrid por las víctimas, hube de conformarme con asistir a la de mi pueblo, que importa, a ver, pero no hace tanto bulto.

Entre medias esos días a mí ya me habían dicho que el domingo tendría que ir a nuevo registro, y que si no había síntomas de parto, posiblemente ya me dejarían ingresada para provocarme el parto, muy retrasado ya. Así que nosotros ya asumimos y planeamos aquel domingo de elecciones. Nos levantaríamos prontito, con nuestra maleta, y de camino al hospital nos pararíamos a votar los primeritos y ¡hala! a parir como fuera.

Como siempre, el hombre propone, y dios dispone. La fiesta comenzó la madrugada del sábado al domingo 14 de marzo a las 4 de la mañana. Con esos dolores no haría falta de una provocación de parto. Esperar a la apertura del colegio electoral no era una opción. El domingo 14 de marzo de 2004 iba a ser el día en que ibamos a conocer a nuestra hija, una niña nacida en domingo.

Decía aquel libro infantil con el mismo título que los que nacen en domingo tienen suerte.Esta es la historia del amor. También iba a ser el primer domingo de elecciones que no votaba desde mi mayoría de edad. Y esta es la historia de la amistad.

Continuará...

25 comentarios:

  1. Mi hijo mayor "El inglés" y la pequeña "La portuguesiña", nacieron en domingo.
    Además, el primero el día de la patrona y puente y buscando como locos médico, comadrona y habitación.
    La chica en ferias y día de las fuerzas armadas. Nació a los compases de la Marcha Real, himno oficial de España.
    ¡Madre mía, cuánto tiempo!.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Que bien contado...

    Mi vida también comenzó un día muy señalado... el 5 de diciembre de 1978 justo la víspera de que se votara la constitución española, pura democracia.

    Y yo también recuerdo muy intensamente esos días... Vivimos en Barcelona, pero si me he sentido cerca de la capital una vez fue en el 11 M.

    Yo estaba de baja maternal, me había levantado feliz muy temprano con mi niño que justamente cumplía el 11 de Marzo 3 meses.

    Como cada día a las siete de la mañana... al poner el televisor... no sé que pasó por mi mente...

    Los días posteriores sentí mucho miedo... pero no miedo de los terroristas, ni miedo del gobierno... sentí miedo, porque acababa de traer una vida a un mundo que se había vuelto loco...

    Cuando nos daremos cuentas de lo que verdaderamente se debe invertir en el mundo es en la bondad y en la paz. Lo demás seguro vendría rodado.

    Gracias por el post y felicidades por esos 6 años de vuestra pequeña.

    Besos

    Miriam

    ResponderEliminar
  3. Valdo, qué cosas ¿eh? Yo también nací en domingo. Menos mal que no era domingo complicado de fiestas...¡pero no hace tantos años!

    Miri, yo también sentí lo mismo que tú, por eso estaba enjaulada. Quería ayudar, cambiar algo, mejorar el mundo sobre todo porque ahora iba a poner una nueva vida en él...


    Besos a los dos, gracias por venir

    ResponderEliminar
  4. Tita, ¡¡¡qué recuerdos!!!, yo también sentia como tu en aquella época, a pesar de estar pasando un momento personal muy malo, se junto todo, lo de la guerra y demás...

    Yo también he votado siempre, me emociona ver como piensas, ya que muchos de tu generación pasan de todo...no es el caso de mi hijo que piensa como tu.

    Me ha removido todo lo que hablas y como lo explicas y la ternura que le pones al hablar de la niña.

    Eres única para explicar...sin olvidarme del jamón que está de muerte.

    Un abrazo lleno de ternura

    ResponderEliminar
  5. Tita: que post más hermoso y qué bien contado.
    En la manifa que hablas, tampoco nosotros - que íbamos en un grupo amistoso familiar - pudimos apenas pasar de Atocha de la gente que había.
    Coincido contigo: allí perdió Aznar las elecciones.
    Espero la segunda parte del relato.
    Oye, lo tuyo es un santo en toda la extensión de la palabra: vaya manera de cuidarte, nena.

    ResponderEliminar
  6. Yo soy de tu pensamiento respecto al derecho al voto: y sí, yo sí que he votado alguna vez en blanco, porque he sentido en ese momento que nadie merecía mi voto. Alguna vez me he considerado una "sin partido", pero no por eso he dejado de votar: nadie, nadie, me va a quitar el derecho al voto, aunque tenga que ser tristemente un voto en blanco.

    Respecto al tema del 11-M... yo siempre me acuerdo de una chica embarazada de 8 meses... murió ella, murió su hijo... siempre me acuerdo de ellos, y de su marido y padre... cunado sale ese suceso a relucir. Espero que haya conseguido superarlo de algún modo, y ser feliz.

    Elena-Z

    ResponderEliminar
  7. Pluvis, espero que los hijos de los hijos de seamos capaces de seguir transmitiendo el valor de lo conseguido. Cuando yo era pequeña, los domingos de elecciones eran días de fiesta. Mis padres iban juntos, ilusionados a "ejercer su derecho", y nosotras les acompañabamos. ¿Cómo no voy a votar?

    Ladelatiza: tengo una sensación agridulce de aquella. Fue algo grande, paradójicamente útil e inútilmente grande. Tanta gente junta, de distintas ideologías era algo emocionante. Ver que no se nos atendió fue pavoroso. Ahí sentí el miedo, la sensación de que nuestro destino pendía de dos manos, y de una mirada que no es, ni ha sido nunca transparente ni al servicio de España.

    Elena-Z: muchas gracias por venir, es lo que yo digo: para quejarse, hay que votar, aunque sea en blanco. Desde fuera del sistema no hay nada que hacer.

    Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
  8. Elena Z: A veces pienso en las historias que quedaron allí: me las leí una por una en el Pais. Aquel chico que lo perdió todo junto...Yo no he olvidado, vosotros tampoco.

    No creo que él (ellos, ellas, todos) tengan una vida medianamente fácil...no sé si me explico.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  9. que bien contado tita!Se lo podrás dar a leer a tu hija como la historia de su nacimiento!
    Yo fuí a la mainifestación del 12 de marzo...a la primera no pude!
    besos

    ResponderEliminar
  10. Qué bueno y bonito
    Hay fechas señaladas... el 11 de marzo del 86 se el amor de mi vida para no volver, el 11 de marzo del 2004 pasó lo que pasó...
    ambas cosas me dolieron mucho...
    fui a las maifas del no a la guerra y no nos escucharon, y pasó lo que pasó.
    Fui a la manifa del 12 y me quedé atascada en Velázquez
    iré a las en favor de Garzón si es necesario
    he recibido tu mail y lo pasaré
    besos

    ResponderEliminar
  11. Me ha encantado tu post ! coincidimos en bastantes puntos:

    Yo también nací al final de la dictadura y unos años después vi nacer la democracia.

    Desde que tengo derecho, siempre he votado, por ahora nunca en blanco.

    El 2004 también fue el año en que nació mi niña mayor, recuerdo que me afectó muchísimo lo ocurrido el 11M y lo mucho que me indignó que se culpara a ETA de lo que pasó, también de la gran satisfacción que me dio votar y luego conocer los resultados.
    B nació el 12 de octubre de 2004.
    Tres años mas tarde, curiosamente el 14 de marzo, nació mi pequeña M.

    Tampoco he pasado la toxoplasmosis, así que me pasé los dos embarazos sin comer jamón ! con lo que me gusta ! ah ! y también me gusta mucho el queso !

    Espero también la segunda parte ...

    Besos !

    ResponderEliminar
  12. Pues es verdad Uma...no había pensado en dárselo a leer...yo ya me imaginaba de más mayor contándole mis batallitas de parto y esas cosas, que tantas veces nos cuentan nuestras madres, que los hijos ¡hasta parece que nos acordamos de nuestro nacimiento!

    Cruela: A ver si nos quedamos atascados también en la de Garzón. Me queda a esperanza de que las izquierdas, escuchan algo más...
    Para quién no lo sepa, se están organizando manifestaciones para el día 24 en casi todas las ciudades. En Madrid será a las 18.00

    ¡Bet! Cuántas casualidades...a partir de ahora, todos los cumples de mi nena, pensaré que estás celebrando el de la tuya. Por aquí hay otra mami de una preciosidad del 14 de marzo también...

    Muchos besazos a todas (y Valdo)

    ResponderEliminar
  13. Otra forofa del voto aunque sea en blanco. Yo sí lo hecho más de una vez porque en raras ocasiones encuentro a alguien que merezca mi voto pero en fin, al menos votar, eso sí. Creo que me viene de mi abuela, que tuvo que sudar tinta para poder votar por primera vez pero al final se salió con la suya y ya nunca más dejó de votar, incluso cuando ya no salía de casa para nada, a votar iba.

    Nosotros también hemos votado siempre en familia y yo sigo la tradición. Desde que nacieron nos han acompañado a votar cuando ha tocado y espero seguir haciéndolo muchos años. Yo también nací a finales de la dictadura, en el 74 concretamente, no se puede decir que la viviera pero supongo que nuestros padres la tenían demasiado fresca como para que no nos tocara algo.

    Ah, y yo sí había pasado la toxoplasmosis así que no me privé de nada durante el embarazo (chincha, rabiña...)

    ResponderEliminar
  14. ... jamón en blanco, domingo en las urnas, cumpleaño feliz, Dª Botella con queso... uf, qué espesita empiezo la mañana...
    pero entresaco:
    Felicitación a tu nena, de mi parte, por su cumpleaños.

    Felicitación a todos los que nos consideramos españoles, por lo bien que hicimos los deberes durante la transición, a pesar de no estar entrenados ni nada.

    Un fuerte abrazo a todas las personas que quedaron con el alma rota el 11 M

    Caponazo a mi familia, porque algunos domingos de elecciones preferimos irnos al campo a hacer un arroz.
    Dos vivas para el jamón patanegra.

    Dos besos para la madre que me parió, que también lo hizo en domingo.

    un guiño pelusón.

    ResponderEliminar
  15. Lamamma: Lo tuyo sí que es suerte ¿sabes lo larguísimo que es un embarazo sin jamón, sin chorizo, y sin poder pedir ensalada que no esté lavada con lejía. Sí que chincho y rabio, sí. Ahora como de momento nada, como de todo.

    Pelusilla: eso digo yo: ¡que viva la madre que te parió!

    Besos

    ResponderEliminar
  16. Mi niña también nació en el 2004, aunque fue en Junio.
    Sobre lo de votar, si supieras...en el 2007, en plena convalecencia de mi meningitis, mi marido le pidió encarecidamente a mi House que me dejara salir una mañana del hospital para votar. House, que a diferencia del de la Tv es majísimo nos dió "permiso" y firmó una alta provisional, con la condición de que a las dos de la tarde, como una cenicienta atontada, debía estar en mi cama del hospital.
    Así que fuimos a votar, yo tenía mi voto preparado desde antes de que me diera el jamacuco, asíq ue mi marido no tuvo mas que cogerlo del sitio donde los guardábamos. Entré al colegio electoral en silla de ruedas y atontada y mareada perdida, y claro, como no! me vio una vecina que se encargó de propagar por todo el barrio que había tenido un accidente y que iba en silla de ruedas ¿¿?? Votamos, y como aún quedaba un par de horas para volver al hospital, fuimos a ver a mi princesita, que hacía más de dos semanas que no la veía...Diosssssssss la recompensa fue enorme, me la senté en mis piernas y me contó todo lo que hacía en el parque con los yayos, mientras yo intentaba disimular mis lágrimas.
    Luego vuelta al hospital y agotada entrar en mi cama y esperar a mi House que vino a verme cómo me encontraba y a ponerme otra vez todos los goteros que me mantenían atada a esa cama.

    ResponderEliminar
  17. ¡MariLuz, por dios! Qué emocionante, nunca había oido nada parecido. Eres única, me alegro de que además sirviera para ver a tu princesa ¡un abrazo apretao!

    ResponderEliminar
  18. hola guapa yo que soy de las que sufrio la dictadura casi desde el principio hasta su fin, 1952tengo la cartilla del racionamiento dios como podian esos padres dar de comer a sus hijos? Vivimos mi marido y yo intensamente los años 70 con todas sus aperturas y la muerte del dictador, mi hija mayor tenia 5 meses,cuando murio, y la unica vez que no vote a sido en la costitucion
    porque la madrugada del 5 me vino un regalito, mi hija pequeña, mi hija mayor con 3 años y medio fue muy contenta con su papa a votar a la contrucion como ella llamo a eso tan importante que acompaño a su papa, yo lo senti muchisimo no poder ir y mi marido el pobre viendome tan mal quiso llevarme en un taxi, pero no pudo ser en castilla hace unos inviernos muy crudos, bueno tengo 3 nietas y la mayor nacio 3 dias antes 16 marzo domingo 2003 de iniciarse la guerra que nos metieron 3 inresponsables, ¿los de las foto de las azores? fui a la manifestacion de no a la guerra con mi hija mayor todabia guardo las pancartas, mi segunda nieta nacio el dia 14 de marzo 2004 con mucha ilusion y tambien muy apenada por lo que nos habian echo a todos los españoles, pero mas a las familias y las victimas tambien era como sabeis domingo aaaami hija mayor nacio un domingo por la mañana y mi hija pequeña un domingo ... bueno madrugada del lunes, y mi bombon mi nieta pequeña 2006 nacio en sabado casi domingo, a yo naci en domingo de ramos,no e dejado de votar aunque si no pe a parecido bien lo alla echo en blanco no dejeis de espresar vuestras libertad de espresion y acudir a las huelgas que se hacen por la libertad y la justicia arriba garzon.besitos

    ResponderEliminar
  19. Hola Tita, yo nací en la Dictadura, recuerdo lo de "habla en cristiano". y cuando en mi casa, se apagaba la radio al sonar el Himno Nacional.

    La primera vez que fuí a votar, las manifestaciones en contra de E.T.A, a favor del euskera, en contra de la guerra, a favor de la libertad de prensa, etc, etc.

    Sigo votando en las encuestas, pero he dejado de acudir a las manifestaciones, os cedo el relevo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  20. Hola Tita,

    También yo nací en la dictadura y aunque en mi casa nunca nos faltó nada gracias al duro esfuerzo de mis padres, celebramos la llegada de la democracia por todo lo alto.
    No pude votar entonces, porque la mayoria de edad era a los 21 años y yo no los tenía, pero acompañé a mis padres a tan magno acontecimiento.

    Desde entonces no he faltado a ninguna convocatoria a las urnas, ni siquiera un 12 de Marzo de 1986 cuando el gobierno hizo un referendum por la conveniencia o no de entrar en la Otan; como sabes el 14 nació mi hija.

    Llegar a lo que hoy tenemos ha costado mucho dolor y lágrimas, creo que nuestro deber es consolidar la democracia y caminar siempre para adelante.

    Por cierto, siempre he votado con la razón. Creo que en esta cuestión el corazón ha de quedarse al margen.

    Bonitos recuerdos para Paula.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Hola¡
    Permiteme presentarme soy tatiana administradora de un directorio de blogs y webs, visité tu página y está genial, me encantaría contar con tu blog en mi sitio web y así mis visitas puedan visitarlo tambien.
    Si estas de acuerdo no dudes en escribirme tatuschang@hotmail.com
    Exitos con tu página.
    Un beso
    tatiana.

    ResponderEliminar
  22. Esta entrada ya me la sé de memoria.
    ¡¡¡¡Una nueva!!!!.
    POR FAVOR.
    Besos.

    ResponderEliminar
  23. yo tb nací en la dictadura ,(cosecha del 73),aunque gracias a dios no la viví.Si, la verdad es q durante la transición se hizo por parte d todos un gran esfuerzo pero...¿d verdad crees q vivimos en una democracia plena? yo no.No mientras la "libertad" d unos(chorizos, asesinos,maltratadores....) coarte la d los q somos responsables y buenos ciudadanos y la justicia y nuestras leyes no hacen nada por cambiar eso.No mientras en el pais vasco vive gente amenazada ¿esto es una democracia?no mientras quede tanto por hacer, y queda mucho, al menos así lo veo yo.Yo si q alguna vez no he ido a votar,pocas, a lo sumo 2, otras en blanco y otras a algun partido q en ese momento creí q merecía mi confianza.Y creo q el no ejercer el derecho al voto no puede quitarme nunca el derecho a patalear y a quejarme, no mientras sea una ciudadana q paga sus impuestos religiosamente,esté o no esté d acuerdo con quien me gobierna.A veces m resulta sumamente frustrante el ser tan joven y ya no confiar en ningún partido político,pero a la larga lo q manda e impera es la poltrona, cuando están y cuando se van para el resto d su vida, menuda verguenza d sueldos vitalicios tienen algunos!.Yo la verdad es q estoy bastante decepcionada con la clase politica,pero bueno, si, gracias a dios vivimos en "democracia" ,cualquier época pasada fue peor,y lo pongo en comillas por las razones q te he dado.Simplemente espero q mi hija viva en un país mejor q el q tenemos hoy en día, q no esté ya tan dividido,q todo ciudadano pueda tener un trabajo digno y q la ley actue con dureza contra quien no sabe convivir pacificamente respetando a los demás.Una utopía, supongo. Yo tb pasé la toxoplasmosis antes d quedarme embarazada, menos mal! pq el único antojo q tuve fue el del jamoncito ibérico.Enhorabuena por el post , m has hecho pensar en muchas cosa.Bsitos

    ResponderEliminar
  24. Me apunto a la petición de Valdomicer. También me sé de memoria este post y me planto aquí y ahora con mi pancarta. ¡¡¡Otra, otra!!!

    ResponderEliminar
  25. Soledad ¡Eres una suertuda tú también! Abrazos apretaos

    Contra: Qué bueno es poder votar. Que los años no te quiten las ganas de conservarlo!!

    Carmen: Votar con la razón ¿hay otro modo mejor de hacerlo? ;)

    Tatus, es un honor que quieras ponerme en tu web o blogroll ¡gracias y bienvenida!


    Valdo, recién salida del horno está la nueva entrada ¡ups! ¡sin receta! estas prisas....

    Laura, muchas gracias por tu visita. Me alegro si te he hecho pensar y recordar ¡espero para bien! Qué suertuda, poder comer jamón embarazada

    Tiza: Tus deseos son órdenes

    Muchísimas gracias a todos por venir y dejarme vuestros comentarios ¡me encanta!

    ResponderEliminar

Gracias por pararte a escribirme algo