martes, 2 de noviembre de 2010

Las apariencias engañan (o acelgas extremeñas de gala)

¿Cuántas veces lo hemos oido? Cienes y cienes de veces, que las apariencias engañan, y que no hay que juzgar a un libro por sus tapas.


Pero nos tira también el "cuando el río suena agua lleva" y una cosa nos lleva a la otra, y el juicio, o ni siquiera eso, sin ninguna maldad, la verdad para nosotros está servida, y nosotros la damos por buena, sin más. Descubrir lo contrario suele dejarnos con la boca abierta por nuestro propio convencimiento, esa "economía cognitiva" le llaman con la que tratamos de organizar nuestro mundo.


¿Por qué digo todo esto? Llevo días pensándolo. Mucha gente está contenta, verdaderamente contenta viendo mi barriga crecer. La mayoría sabían del intento fallido anterior. Alguna mamá de compañeros de mi nena hasta se emociona tocándola por lo gorda que va, alegrándose sinceramente de que así sea.


Por otro lado trabajo rodeada de mucha gente. La conozco a toda, a algunos los veo más, a otros menos. Muchos se están sorprendiendo de este embarazo, y más todavía cuando les digo que es el segundo, y que ya tengo una nena de 6 años. Su cara es un poema...así que directamente les aclaro mi edad. Sé que es, porque ya me pasó con alguien que lo verbalizó, porque por lo visto aparento menos edad de la que tengo (ahora 35) Aquella persona, un día al ver la foto de mi nena, que entonces tenía un año, no podía creer que fuera mi hija. Y casi con pena dijo:


-¿Tan jovencita y ya tienes una niña de un año?

-Bueno...-respondí yo-en realidad mi madre piensa que ya está bien con 30 años, que ya era hora.

-Ay perdona, ¡es que me parecías tan jovencita!


Yo me puse más ancha que larga, la verdad. No me importa cumplir años (siempre es mejor que no cumplir) mientras siga aparentando 10 menos ¡por lo menos!


Así que gracias a la sinceridad de esta persona, al menos sé interpretar esas miradas de pena...de saberme madre "cuasi adolescente" por segunda vez, y con una niña de 6 años nada menos.


Y pienso entonces en qué otras cosas de mi vida, pongasé por caso, pueden llevar a confusión. Y observo los objetos que llevo en mi coche día tras día, el que aparco en la puerta del trabajo, y que todo el mundo puede ver. Llevo colgado del retrovisor de dentro un rosario que fue de la fallecida abuela de mi santo, muy antiguo, muy usado y muy rezado pues era muy devota. Y como mi coche fue antes el de mi santo, el rosario vino en el paquete, ninguno de los dos quiso moverlo de ahí...pura superstición, o cariño. Cualquiera podría pensar viendo mi coche que soy católica practicante, pero no es cierto. Soy cristiana muy muy creyente que sigue buscando su propio camino hacia Dios, y que se niega a que la actual iglesia católica adoctrine a mi hija en el colegio. Su padre y yo preferimos darle nuestra versión. Rara que es una....


También llevo en el mismo retrovisor un manto de la Virgen del Pilar, de la bandera de España que mi suegro nos trajo de Zaragoza, y que tampoco pienso quitar, pese a que alguien pueda llegar a pensar que por llevarla soy fascista. No lo soy, ni he votado nunca a la derecha, con todos los respetos para el que lo haga. Afortunadamente, la Roja, por una vez, ha hecho que esa bandera además, sea la de todos.


El otro día por sincera creo fui malinterpretada. Conversación con otras madres, una de ellas embarazada de nuevo. Describían el embarazo como un estado ideal, una experiencia irrepetible e indescriptible. Opinión que no dejo de compartir en los breves períodos en los que no estoy preocupada por llevarlo a término y en las mejores condiciones. Pero es que en ese momento me salió del alma decir que es un estado que ojalá se pasara lo antes posible, y tuviera ya a mi beba en los brazos, sana y salva.


Me miraron un poco raro, la verdad. Menos mal que saben que es un embarazo deseadísimo, porque debieron pensar que era una insensible. Es difícil explicar que me resulta difícil relajarme y disfrutar del camino, cuando otros caminos fueron tortuosos y terminaron mal. Así que alterno los miedos por las malas experiencias, con los buenos augurios, porque con mi primera nena al final todo fue bien. Va con la persona. Soy optimista por naturaleza, pero la edad también me va poniendo mis pesas de realismo...


Estoy un poco oscura, pero tras una etapa de luz, las sombras vuelven con un quiste en la placenta. La buena noticia es que es de la placenta, no es nada de la niña, y por lo visto no le afecta a su desarrollo. La mala es que es raro porque está fuera de la placenta y no dentro, y que tampoco nos dicen nada más, sólo esperar. Los fetos se alimentan de las placentas, y las placentas, a mi escaso entender, deberían ser perfectas ¿no? Pues esta tiene falla, así que no estoy tranquila.


Dentro de unos días vamos a que nos den una segunda opinión. Cada semana es una semana ganada, una semana en la que nuestra bebé crece más. Ya sólo quiero que se termine este largo, larguísimo embarazo observado desde antes de producirse, para tenerla entre mis brazos.


Nada podría asegurar que una vez nacidos los bebés todo vaya bien...pero al menos la sensación de impotencia, supongo, es algo más llevadera que cuando no ves nada...


En fin. A comer, que no se diga que a este blog se viene a comer y no se come. Que he puesto acelgas, pero para que esta palabra tan insípida: acelga (¿nadie ha oido la expresión "tener cara de acelga"?) no tenga connotaciones de sosez, pues me di una vuelta por el mundo virtual y encontré esta maravillosa receta, algo calórica pero bien rica: Acelgas a la extremeña. Pinchando podréis ver la receta original, yo la hice así (la foto es mía):




-Hervir las acelgas limpias y cortadas en agua y sal. Escurrir

-Mientras freimos en una sartén como para una tortilla, cebolla picadita y patatas cortadas en cuadraditos. Cuando están fritas y crujientes, escurrimos y reservamos.

-En una sartén grande doramos ajo picado, añadimos pimentón y enseguida antes de que se queme (apartamos del fuego un segundo) añadimos las acelgas y la patata frita y le damos unas vueltas para que se mezcle todo.


Una delicia ¿quién lo diría de unas acelgas?

22 comentarios:

  1. y mira que a mi me has recordao el post del horno!! a veces tanto mirar no es bueno! la niña crece bien y tu te encuentras bien ¿no? pues deja correr el quiste...yo tuve un hematoma y aqui paz y después gloria, una ginecologa ni me lo dijo, para no asustarme, la siguiente me lo dijo y me asustó, la tercera le quitó importancia y refrendó a la primera...eso es un hallazgo sin repercusión! ni caso!!!
    buena pinta de acelgas si señor!!!
    y me alegro que parezcas tan joven...yo ahora con esto del bombo he escalado a la categoría de señora en lugar de chica y maldita la gracia que me hace!!

    besos y ya nos vas contando...pero con tranquilidad!!

    ResponderEliminar
  2. Ay Uma, al final nos va a pasar como el anuncio del movistar, que nos vamos conociendo...

    Me alivia lo que me dices del hematoma ¡se ven tantas tantas cosas ahora con los superecógrafos! Me he preguntado, ¿si no pasa nada, si no se puede hacer nada por qué nos lo dicen?

    En fin. A esperar. Ella patalea fuerte, y ¡me hace feliz!

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Tita, hay mujeres que aseguran que el embarazo fué su mejor etapa vital y las que incluso repiten por lo maravillosamente que se sentían, pero casos raros a parte, lo normal es desear que se acabe, y si estás preocupada más.

    Tendemos a dar por absoluto lo que pensamos y además a juzgar a quienes lo hacen de modo diferente, y es que somos tan solo humanas (y humanas con hormonas de embarazo)

    En fin guapa, seguro que lo de la placenta no tiene trascendencia, no te apures, te vigilan bien y la nena crece y crece.

    Y como le digo a Uma, ya sabes date crema, que con el segundo se descuida una y zas!!! estría al canto.

    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Que malo es dejarse llevar por los tópicos ¿verdad? Hace mucho que ha dejado de importarme lo que opinen los demás de mi, al menos los que no son importantes en mi vida.

    Con mi segunda hija me dijeron que tenía placenta previa y riesgo de aborto.Puedes imaginar el susto. La niña se hizo de rogar durante catorce dias y después de ella nacer la placenta tardó lo suyo en salir.

    Creo que a veces los médicos se curan en salud y alarman más de la cuenta. Fiate de tu positivismo y trasmitele tranquilidad a Rocio.

    Me gustan estas acelgas. Las probaré.

    Apretaito.

    ResponderEliminar
  5. Tita, nena, la maternidad conlleva un continuo sobresalto desde el minuto 0, no siempre por motivos fundados. Una está deseando tener a su hijo-a en brazos y que todo esté bien. Lo normal es que la espera se te haga larga, aunque sólo fuera por el peso que arrastras.
    Estáte tranquila , sigue las indicaciones del médico y a esperar. Que ya falta menos. Y tennos al corriente de las novedades.
    La receta, muy oportuna, que tengo materia prima.

    ResponderEliminar
  6. Cuánto te entiendo.... pero cuanto cuantísimo...

    Mi primer embarazo fue un sueño. Salvo el ratito de agobio inicial mirando el predictor y pensando ¿yaaaa? para mí fue sin duda el periodo más feliz de mi vida. Fue tan perfecto... me sentía tan bien... por primera vez en mi vida estar gorda no estaba mal visto... me encantaba escuchar a Amaral mientras mi hija seguía el ritmo con sus pies. Vale que al final tuve preeclampsia y en cuestión de horas hubo que hacer una cesárea pero... yo ni me dí cuenta... como si aquello no fuera conmigo... yo me sentía bien, mi nena me daba patadas... todo era perfecto.

    Pero después de dos abortos y dudando si intentarlo de nuevo o no... creo que si un día (que tendrá que ser pronto) me decido... me voy a pasar el tiempo mirando el reloj y deseando que avance más rápido. El embarazo es el camino, no el objetivo... y lo que deseamos al emprender un viaje es llegar al destino, aunque el paisaje sea precioso.

    Asi que te entiendo muy bien.

    Por si te sirve de algo,te diré que yo no sé qué importancia puede tener un quiste en una placenta, pero... yo tengo quistes en los riñones, en el hígado... me los detectaron de casualidad... cuando en buscaban algo en el intestino... "algo" que no existía en realidad. Siempre digo que no tendrán importancia, pero que en ese caso... yo preferiría vivir en la ignorancia... no saber que están ahi. Me hacen un control cada año y medio o dos... y punto. En el último control... uno de los del hígado habia desaparecido... no es lo normal, me dijeron... pero no está.

    NO sé si los quistes de la placenta funcionan igual... pero si saben que existe, lo controlarán. Y ya verás como no pasa nada.

    Elena-Z

    PD. Intenta disfrutar del viaje. Aunque lo más bonito está por llegar.

    ResponderEliminar
  7. Madre mia como escribe la gente Tita, con lo parca que so yo!!!

    Lo que narras es lo cotidiano, asi somos y asi seguiremos, lo unico importante es estar bien con nosotros mismos y que no nos afecten esos "malentendidos"

    Las acelgas riquisimas!!!

    Un besazo

    ResponderEliminar
  8. No sabría decirte nada sobre ese quiste, pero si te han dicho que no afecta al desarrollo de la nena, pues nada, olvídate de él y deja que sean los médicos los que lo vayan observando. Entiendo que tengas ganas de pasar el embarazo pero trata de disfrutarlo también. Concéntrate en las sensaciones que te provoca y relájate con ellas. La historia de Elena sobre escuchar a Amaral sintiendo las pataditas de su niña es genial...

    ResponderEliminar
  9. ¿disfrutar el embarazo?... teóricamente sí, es una maravilla (un milagro diría yo)lo que pasa ahí dentro, pero de ahí a disfrutarloooo.
    Molestias por TODOS los lados y miedo, mucho miedo, que no se vá hasta que no le cuentas los deditos de manos y pies...
    Confía en los profesionales.
    Respecto a los pre-juicios, bueno, es connatural con el ser humano. Lo importante es haber crecido lo suficiente para saber des-pre-juiciar cuando venga al caso.
    Las acelgas, uhm, habrá que probarlas.
    Besos pelusones.

    ResponderEliminar
  10. Los embarazos...cada uno es un mundo. Si yo hubiera tenido mi segundo embarazo en primer lugar, ten por seguro que sólo hubiera tenido un hijo. Desde el momento en que me quedé embarazada de la nena todo fue de mal en peor. Riesgo de aborto, mal estar, pies y tobillos hinchados y deformados, dolores estomacales que se reflejaban a la espalda, continuas hemorragias nasales y por último preemclampsia. Eso en el aspecto médico, que en el estético estaba horrible. Y en el psicológico ni te cuento, era un sinvivir el pensar qué efecto tendría en mi niña tantas medicinas que tenía que tomar...y ahí la tienes, mas sana que una manzana, eso sí, un pelín desdentada jajaja (tiene seis años como la tuya)
    Oye si te vale, mi marido le llama a las acelgas "matafrailes" jajajaja

    ResponderEliminar
  11. ¡Me imagino que el pimentón será de La Vera...!
    Todo el mundo lleva "cosas" en su coche. Yo lo llevo lleno de pelos de mis perras, pero ¡Es lo que hay!
    De embarazos no puedo hablar, así que me callo.
    ¡MUAC!

    ResponderEliminar
  12. Mi embarazo, un infierno, pero un infierno...A lo mejor para el primer año de Nina me animo a publicar lo que escribí en su día.

    Pero hija hay algunas que cuando les dices que te parece un horror te miran como si fueses una bruja sin corazón...Pues ya si les cuento lo que dije cuando vi a mi lobezna, perdón, a mi hija.

    Y lo del quiste no le des mayor importancia,que se quede en tu tripa calentita y creciendo y que venga cuando le toque.

    Acelgas? Jooooooo es la única verdura que no me gusta! jajajajajaja pero lo cambio y listo no?

    Me he trasblogueado (existe el palabro?)

    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Pilar, tú lo has dicho, humana, embarazada ¡y de hormonas hasta arriba! ¿Como sabías que estoy siendo inconstante con la crema? ayyyyyy Pilar, esta vez, de alguna estría no me escapo....

    Carmen, intentaré usar esa positividad, ya sabes que de grande, quiero ser como tú.

    Tiza, cierto es. Eres madre desde que te embarazas y para siempre...abogo por poder decir que los embarazos no son el estado ideal de la mujer, que a veces, son largos, pesados, insoportables y terroríficos. Y reivindico mi derecho a decirlo!!!
    Ya me dirás como te han quedado las acelgas. Son de pecado mortal con las papas fritas, la cebollita y el ajo...

    Elena-Z, ¡qué comparación más buena! eso es lo que siento, que es el destino lo que me importa, y del viaje procuro disfrutar del paisaje, pero no es lo más de lo más. Sé que me entiendes, y eres una valiente ¿sabes? porque pese a todo te planteas otro embarazo. Yo...no sé, si pasara algo ahora, creo que no podría...

    Pluvis, sabes que en el fondo puedo dormir bien pese a lo que se piense de mi, ya me conoces. Tal vez no lo expliqué bien en el post. Ahora mis apariencias siguen engañando: hay gente que me pregunta que tal va el embarazo, y yo miento como una cosaca, digo Todo bien, y me callo las preocupaciones, y el quiste, y todo.

    Lamamma, la razón me lleva a confiar en los médicos. A veces el corazón, va a su bola y el miedo me atenaza. Pero me queda lo que tú me dices, notarla, sentirla, dejarme llevar por ese relax-modorra que tanto hace relativizar otras cosas...

    Pelusona: dice mi madre "de lo que veas creeté la mitad, y de lo que te cuenten, nada" así que llevo esa filosofía de vida. Ya ves, con el ejemplo que pongo yo de mi coche, si alguien se atreviera a etiquetarme...qué crudo lo llevaría!!!

    Mariluz, ¡qué razón tienes! hija, si es que con lo que tú has pasado, vergüenza me da hasta quejarme por casi nada...dale besitos a tu "Sindy" (de sin...dientes, mi nena se enfadaba muchísimo, ¡pero como nos reíamos!)

    Pedro, de la Vera, de la Vera era, por supuesto ¡como no!
    Mira, mi coche tiene hasta alguna telaraña por dentro, que nunca limpio porque sólo me monto 20 minutos al día, así que solo me acuerdo 5 segundos de que tengo que desalojar al bichillo. ¿Alguien pensará que soy una guarra? mira, ahí seguro aciertan jajajajaja

    O.C. a eso me refiero...no siempre es un estado ideal, ni va todo divino de la muerte. No sólo no te puedes quejar, sino que ¿además hay que decir que te encuentras mejor que nunca? ¿Porque nos boicoteamos unas a otras? ¿Por qué no nos ponemos en el lugar de los demás? Lo mejor del embarazo de mi nena mayor, fue el parto ¡y eso que me dolió un montón!
    Ya nos contarás como fue tu embarazo.

    Un abrazo apretao a todos, os mantendré informados, ya faltan pocos días.

    ResponderEliminar
  14. Querida Tita,

    Te entiendo perfectamente. Sólo alguien que ha pasado por una experiencia traumática anterior es capaz de tener miedo por bien que vayan las cosas. Si, el mundo está lleno de desgracias pero nunca pensamos que nos pueda tocar a nosotros (enfermedades,aborto,etc) por eso no me extraña que esas madres estén disfrutando "inocentemente" de su embarazo sin más. Aparte de que, no todo el mundo es igual Tita. Hay quien no da vueltas y hay quien tiene a la burra mareá...
    TODO tiene que ir bien querida amiga, te llevo en el corazón (os llevo).
    Un abrazo.

    Las acelgas son muy sosas, pero tu receta parece otra cosa.

    ResponderEliminar
  15. Tita no era mi intención ni mucho menos dejar de menos tu embarazo al contarte el mio, simplemente quería decirte que pase lo que pase estás en buenas manos y tu niña nacerá sana SEGURO pese a todo. Es normal darte mal y dar vueltas a la cabeza con nuestras preocupaciones, incluso en la situación de que el embarazo marchase perfectamente.
    Tranquila, disfruta de tu embarazo todo lo que puedas y ve tachando los dias que faltan en el calendario, que ya son pocos los que te quedan!!
    ¿sabes? pese al mal embarazo que tuve yo, los instantes que tenía "buenos" era consciente de que debía vivrlos con intensidad pues sabía que sería mi último embarazo y mi última oportunidad de tener una vida dentro de mi

    ResponderEliminar
  16. Azul, es humano ¿verdad? cuando conoces una piedra en el camino, no haces más que irla buscando para evitarla en el siguiente. Sabes que siempre pienso en vosotros.

    Mariluz, cariño, ya lo sé. Tus palabras me hacen comprender que me entiendes. Solo digo que a veces, tras quejarnos, necesitamos un revulsivo para darnos cuenta de lo positivo, que hubo gente que tuvo muchos más problemas que nosotros, y salió adelante ¡Eres mi heroína!

    ResponderEliminar
  17. El embarazo es muy bonito, pero de estado ideal naranjas de la china, es un sufrimiento continuo por la incertidumbre de si todo va bien y al mínimo cambio te alarmas y es un sinvivir ... en mis dos embarazos la placenta hizo de las suyas, en el primero no creció lo suficiente y en el segundo creo que tampoco, aunque no me lo diagnosticaron, resultado prematuro el primero y mas prematuro el segundo, la tranquilidad solo llega cuando ha terminado todo y tienes a tu bebé en los brazos.

    Mucho ánimo guapa que ya te falta muy poco ,te han dicho que el quiste solo afecta a la placenta y en breve tendrás una segunda opinión, seguro que a tu niña no le afecta en lo mas mínimo, pero mas vale asegurar.

    Besos !

    ResponderEliminar
  18. Chochi , que eso no va a ser nada. Lo de las acelgas ... extremeñas tenían que ser !!!!!

    ResponderEliminar
  19. Hay una cosita esperándote en mi casa.

    ResponderEliminar
  20. Hola de nuevo a todos, ayer estuvimos y no le dieron tampoco más importancia, así que nos estamos relajando y respirando con mucha más tranquilidad.

    Haré post contandolo mejor ¡gracias a todos!

    ResponderEliminar
  21. ¿Acelgas dices? No gracias!! jijij... yo para esto de la verdura, soy peor que un niño.

    ResponderEliminar
  22. Hablando de apariencias juveniles, no te asustes. Hace un par de meses, alguien le dijo a mi mujer: "Señora, dígale a su papá..." mientras me señalaba a mí. Y solo le saco quince meses, que conste.
    Un besino.

    ResponderEliminar

Gracias por pararte a escribirme algo